Now Reading
¿Cómo encarar la campaña de vacunación anual contra la influenza durante la crisis pandémica del COVID-19?

El Sistema Nacional de Salud, evidentemente afectado por la crisis pandémica del COVID-19, debe ofrecer cobertura en varios frentes. La campaña contra la influenza es un ejemplo de ello. Expertos como el Dr. Arturo Vargas, biólogo investigador de la Universidad Politécnica y Artística del Paraguay, estiman que inmunizar, como en cada año, reviste aún más importancia en el contexto actual, considerando que evitar el colapso del sistema de salud es vital y más si se tienen en cuenta los recursos destinados para la lucha contra las enfermedades respiratorias.

Hay que recordar que la vacunación contra la gripe se realiza anualmente y está dirigida a grupos vulnerables que pudieran contraer complicaciones graves debido a la enfermedad; son los denominados grupos de riesgo y estos incluyen a niños pequeños, embarazadas, puérperas, adultos mayores, personas con factores de riesgo adicionales (enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias, insuficiencia renal crónica, obesidad, diabéticos y pacientes oncohematológicos y trasplantados) además, se recomienda la aplicación al personal de servicios sociales básicos que son el personal salud, docentes, policías, bomberos y trabajadores de hogares de ancianos y guarderías.

Todo el despliegue para cubrir las necesidades de estos grupos es hoy aún más esencial. Para comprender mejor el escenario, el Dr. Vargas agrega: “Según informes del Ministerio de Salud llegarán a nuestro país 1,2 millones de dosis de la vacuna durante la primera quincena abril y estarán disponibles en todos los puestos de vacunación. Este año debido al contexto de la pandemia del COVID-19 se deberán aplicar estrategias para evitar la aglomeración de personas y la exposición de los grupos de riesgo que son similares entre la gripe y el COVID-19, a fin de prevenir el contagio de la enfermad”.

Posibles estrategias para cubrir la demanda y respetar el distanciamiento social

Las autoridades ya han adelantado que el agendamiento será uno de los pasos a seguir, es decir, las personas deberán hacerlo vía telefónica mediante un número que será anunciado en los próximos días. Además, la cobertura se hará por etapas y según el grupo de riesgo al que pertenecen las personas. Por otra parte, existen medidas que podrían sumarse, como lo menciona el investigador: “El esquema de aplicación de la vacuna a personas desde sus automóviles y a domicilio ya son adoptadas por varias farmacias en nuestro país. Cabe mencionar que es posible que un individuo sea infectado al mismo tiempo por el virus que causa la gripe y por el que causa el COVID-19, por lo que el cuadro clínico del paciente puede llegar a ser aún más grave, de ahí la gran importancia de la vacunación.

A nivel regional, las autoridades de salud del Brasil adelantaron 23 días (iniciando el 23 de marzo) su campaña de vacunación, esto claramente para optimizar recursos y proteger el sistema inmunológico de los grupos de riesgos en vista a una anunciada epidemia de COVID-19.

Cabe destacar que durante años anteriores las clases en instituciones educativa, las aglomeraciones y ciertos tipos de actividades eran de utilidad para aumentar el alcance de la campaña, situación que claramente no podrá ser emulada y exige alternativas para los profesionales, siendo el agendamiento y la programación por etapas las estrategias iniciales que harán frente a la problemática.

Lo que debemos saber sobre las vacunas, la necesidad de una campaña anual y cómo obtener ventaja de la situación pandémica

Lo que provocan las vacunas en nuestro cuerpo es que nuestras células se preparen para responder contra una infección futura, por ejemplo, la vacuna contra la gripe puede estar compuesta de proteínas específicas de la superficie del virus de la influenza (agente causal de la gripe), entonces, cuando esta es administrada al individuo las células aprenden a reconocer y responder contra la proteína que es extraña para nuestro organismo”, explica el profesional. Esta es la forma en la que el sistema inmunológico recuerda cómo protegerse del virus y tarda en promedio dos semanas en desarrollar inmunidad.

La vacuna contra la gripe es habitualmente trivalente o tetravalente, es decir la formulación de la vacuna contiene componentes de 3 o 4 cepas del virus de la influenza. Estas cepas son recomendadas por la OMS según estudios que se realizan previamente para evaluar cuáles serán las cepas que circularán principalmente cada año. La vacuna es diferente anualmente debido a las frecuentes y altas tasas de mutaciones genéticas características de este virus (factor que dificulta el reconocimiento por nuestro sistema inmune) y ya que en cada temporada existen cepas que se encuentran circulando en mayor proporción que otras.

See Also

En tanto, la situación actual ha generado una marcada conciencia por el autocuidado y gracias a esto se podrá evitar una serie de enfermedades asociadas a la higiene personal y la desinfección de alimentos como medidas principales.  “Si bien la vacuna es la mejor forma de prevención, es importante que se adopten a la par las medidas adicionales de prevención que son la mismas para la gripe y el COVID-19, es decir, lavado de manos frecuente con agua y jabón, uso de alcohol en gel, desinfección de superficies, ventilación de los ambientes, evitar tocarte los ojos, la nariz o la boca, evitar espacios con aglomeración de personas, cubrirse con la flexura del brazo al toser o estornudar, utilizar tapabocas  y mantener buenos hábitos de salud que favorecen al buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, como dormir lo suficiente, hacer ejercicios físicos regularmente, mantener una buena hidratación y una dieta nutritiva y realizar actividades que ayuden a controlar el estrés”, explica el profesional.

Considerando la experiencia en inmunización de enfermedades conocidas, cuándo podría surgir una vacuna para el COVID-19

El desarrollo de una vacuna cuenta con diversas fases que van desde las pruebas en los laboratorios hasta las pruebas en un grupo extenso de seres humanos, todo este proceso puede llevar normalmente entre 5 a 10 años, la brecha  puede ser inferior si integramos a las tecnologías más avanzadas que son la inteligencia artificial, la nanotecnología y otras accesibles en países más  desarrollados. “Dentro del contexto de la pandemia del COVID-19, debido a la situación de emergencia los tiempos se están acortando, esto es posible gracias al conocimiento generado en los últimos años desde la investigación básica con respecto a otras cepas de coronavirus e incluso estudios sobre vacunas para otros coronavirus. Por ejemplo, investigadores de los Estados Unidos y de China, ya sometieron a la primera fase clínica vacunas producidas en sus respectivos países, ello a la prueba en un grupo reducido de seres humanos. Además, existen varios grupos de investigadores en el mundo que se encuentran estudiando otros tipos de vacunas para el COVID-19, pero aún en fases básicas o preclínicas. La OMS estima que la vacuna contra el COVID-19 totalmente probada en cuanto a su seguridad y eficacia, podrá llegar al mercado recién en 18 meses como mínimo.

En conclusión:

  • La campaña de vacunación contra la gripe es esencial para fortalecer la inmunidad de los grupos de riesgo
  • Una persona puede enfermar de gripe y COVID-19 al mismo tiempo
  • Para que la vacuna contra el COVID-19 forme parte de futuras campañas de inmunización, el tiempo estimado es superior a los 18 meses
  • Existen alternativas para respetar el aislamiento social y cumplir con el objetivo de la campaña de inmunización anual
  • Los métodos de autocuidados deben ser un hábito posterior a la pandemia para contrarrestar enfermedades conocidas


© 2019 Centro de Comunicación de las Ciencias - UPAP