Now Reading
La nanotecnología: aliada de la primera línea

La nanotecnología: aliada de la primera línea

La investigadora paraguaya Lilian Alarcón, ingeniera especializada en nanotecnología por la Universidad Nacional del Litoral (Argentina), ha formado parte de proyectos como Epidermal Electronics para el Center on Bio-Integrated Electronics de la Northwestern University, EE. UU.  La investigadora señala que la relación de la nanotecnología con la salud es estrecha y data de varios años. Más, existe un área que solicita de forma urgente las innovaciones que la nanotecnología ofrece y es la considerada primera línea de lucha contra la epidemia del COVID-19, personal de blanco que requiere protección especial para desarrollar su labor.

Las cifras de personal medico infectado en todo el mundo ha crecido de forma exponencial. Los factores varían según el país, los recursos disponibles, la cantidad de paciente y varios otros. Igualmente, en centros asistenciales de alta complejidad fueron reportados contagios y es una tendencia que se repite de forma creciente. Por mencionar un ejemplo, el 22 de marzo pasado representantes del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España revelaron que el número total de personal sanitario que dio positivo en coronavirus ascendía a 3 475, lo que suponía en ese momento más del 10 por ciento del total de casos registrados.

“El gran desafío de la comunidad científica es generar soluciones que puedan contribuir a la lucha contra el COVID-19. En este contexto podemos decir que la nanotecnología puede hacer frente en el desarrollo de materiales con actividad biocida, por ejemplo; nanocobre y nanoplata. Estos nanomateriales presentan interesantes propiedades en el sector textil aplicados en la producción de equipos de protección”. Explica la ingeniera Alarcón.

Producción de materiales a bajo costo, reutilización y protección especializada.

Ciertamente la demanda por mascarillas quirúrgicas, guantes, batas y demás elementos de uso diario por parte del personal de blanco es de extrema urgencia. Los equipos convencionales son costosos y de difícil acceso, es aquí donde la nanotecnología puede brindar soluciones tanto en seguridad como ahorro de recursos. Mediante los nanotextiles se puede proteger a médicos, enfermeros y personal de servicios hospitalarios desde los equipos que utilizan hasta el entorno en el que se desenvuelven, es decir, sabanas, cortinas y todo lo que requiera o pueda integrar textil.

“Actualmente, se han liberados patentes del diseño de mascarillas reciclables donde incorporan nanopartículas de cobre que funcionan como barrera antiviral. El mencionado trabajo observa que las nanopartículas de cobre lograron inhibir al virus de cepas anteriores (SARS), por lo que estiman que podrían ser eficaces para inhibir al COVID-19”, menciona la investigadora señalando que liberar patentes es una forma de acelerar y poner a disposición de la comunidad especializada las herramientas que han significado años de investigación e innovación en el área de la nanotecnología.

En cuanto a la reutilización de materiales, existe la posibilidad de emplear nanocobre junto a nanopartículas de óxido de zinc para crear mascarillas y sabanas reutilizables de uso hospitalario, cuya acción viricida es de comprobada efectividad. Sumar a esto los procesos para obtener las mencionadas partículas y fabricar los elementos finales, es mucho menos costoso de lo que se podría pensar, frente a la estrategia del uso de elementos convencionales que sí ha forzado una reingeniería económica de emergencia para que las naciones puedan destinar recursos financieros a sus sistemas de salud.

See Also

“Esta experiencia pandémica es una oportunidad para fomentar el desarrollo de tecnologías en forma simultánea y sinérgica”

Como reflexión de la situación actual, en el que asegurar la estabilidad mundial depende de garantizar el bienestar de toda la humanidad, la investigadora Alarcón expresa: “A partir de esta experiencia queda evidenciado que no se puede seguir postergando más la inversión en las ciencias, la salud y educación para contar con profesionales altamente calificados para desafíos que requieran la sociedad”.

Finalmente, de la marcada importancia que la investigación y la innovación cumplen al auxilio del contexto global, señala: “Esta experiencia pandémica es una oportunidad para fomentar el desarrollo de tecnologías en forma simultánea y sinérgica. Por ejemplo; impulsar en la creación de instituciones nanotecnológicas que desarrollen materiales inteligentes aplicados al sector de la salud. En este caso podríamos plantear materiales aplicados al sector textil, así como herramientas de diagnóstico, aquí los nanomateriales juegan un papel muy importante para efectivizar la aplicación mencionada porque en la escala nano el compuesto incrementa sus propiedades físicas, químicas, antibacterianas, antiviral entre otros. Esto permitirá construir una plataforma de nanomateriales que podrían ser aplicadas las ciencias de la salud y así poder generar bienestar en las personas para futuros requerimientos frente a un brote”.


© 2019 Centro de Comunicación de las Ciencias - UPAP